Jaque a Joan María Gavaldà, malestar de entrenadores y Aíto puede dimitir como vicepresidente de AEEB

 

El baloncesto necesita de cambios. La crisis económica puede ser el detonante que provoque la renovación de estructuras anquilosadas. Una de ellas es la Asociación Española de Entrenadores de Baloncesto, la AEEB, el sindicato de entrenadores de baloncesto que funciona bajo la tutela de su presidente Joan María Gavaldà. Esta mañana se celebra una reunión en la sede de la AEEB en Madrid con los entrenadores ACB. El motivo esgrimido se centra en la explicación del Tercer Convenio Colectivo firmado entre AEEB y ACB, el primero desde el año 1991 que supuso un avance en las  condiciones laborales de los entrenadores en la ACB, estipulándose derechos y obligaciones entre ambas partes, un salario mínimo y un modelo contractual. El baloncesto desde el año 91 ha evolucionado hacia la profesionalización a todos los niveles, pero las necesidades con el paso del tiempo cambian provocando que AEEB decidiera entablar unas negociaciones con ACB para adaptarse a la nueva realidad.

Los entrenadores no están satisfechos. Consideran que el convenio se firmó sin su consentimiento. AEEB considera que es un convenio satisfactorio que cumple con las necesidades actuales. En primer lugar porque se da cabida a los segundos entrenadores, cosa que antes no sucedía. Como principales modificaciones se destaca la reducción del salario mínimo, de los actuales 180.000€ anuales se pasa a los 134.000€.  Es decir, el salario mínimo pasará a ser de un 25% inferior al actual. Esta medida no afecta ni a los clubes Euroliga, o clubes aspirantes a play off sino a los entrenadores de equipos de presupuestos más modestos, como el Manresa, el Obradoiro o el CB Canarias o bien con una situación económica muy complicada como el CB Valladolid o la Penya.

Lo preocupante para los entrenadores no es la reducción del salario mínimo sino la revisión anual que tienen los entrenadores. Anteriormente los contratos y el salario mínimo se revalorizaban anualmente con el aumento del IPC más 5 puntos. Si el IPC del 2011 fue del 2,4% el aumento pasaba a un 7,4% respecto el año 2010. En el nuevo convenio firmado la revalorización será únicamente teniendo en cuenta el aumento del IPC. Es decir los entrenadores ven que el salario mínimo se habrá reducido un 30%.

En el convenio se da cabida a un concepto muy peligroso. Todos los despidos serán procedentes. Es decir el club podrá rescindir el contrato de un entrenador por cualquier causa que se considere. En el Artículo 4.2  reza lo siguiente “los clubes podrán rescindir los contratos plurianuales sin causa justificada o por su simple voluntad”. El entrenador cobrará el 100% de la primera temporada, el 80% de la segunda y sólo el 30% de la tercera y siguientes; si la rescisión del contrato se hiciese en la segunda temporada ésta pasaría a figurar como la primera y así sucesivamente. Las recisiones de contratos con una renovación unilateral por parte del club sólo se cobrará esa primera temporada.

Los entrenadores que quieran rescindir su contrato deberán abonar al club las cantidades equivalentes a las que debería proceder el club si éste instara a la resolución tal como figura en el Artículo 4 salvo que las partes pacten de otra forma mediante preaviso o cualquier otra condición. Es decir que las partes pueden pactar una cláusula de rescisión del contrato si lo considerasen oportuno.

En cuanto a las garantías de pago. Resulta lo más satisfactorio del acuerdo. Lo único en lo que están de acuerdo tanto entrenadores como la propia Asociación de Entrenadores. Por el concepto pero no por las condiciones. En el Artículo 7 se refleja que la ACB garantizará las deudas de los clubes con los entrenadores. Se incluye una cláusula obligatoria de orden de pago al entrenador contra las liquidaciones de la ACB a favor del club a partir del segundo mes de impago. Léase los ingresos de la ACB a favor del club, como por ejemplo del contrato televisivo o de los ingresos por patrocinios. Si ese saldo fuese insuficiente la garantía irá a cargo de la propia ACB con hasta tres meses de impago por el entrenador y con un límite máximo de 100.000 euros en su totalidad. En caso de rescisión del contrato e impago por parte del club los límites son de 100.000 euros por entrenador y 300.000 euros en total. Queda por aprobar en Asamblea una norma que impida la tramitación de la licencia de un entrenador si el club no hubiese hecho abonado las cantidades adeudadas. Si no se aprobará el salario mínimo pasaría a ser de 180.000€ en lugar de 134.000€.

Los límites negociados es lo que no convence a los entrenadores puesto que entienden que ellos ceden en muchas parcelas para poder incluir estas garantías. Los entrenadores están descontentos con la gestión de las negociaciones de Gavaldá con ACB. Existe también un malestar en el colectivo puesto que a partir de este nuevo acuerdo ACB abonará a AEEB la cantidad aproximada de 40.000 euros en concepto de “Actividades para la promoción del baloncesto”. Esta cantidad la adelantará la ACB pero serán los clubes los que deberán abonar 2.500 euros cada uno. Los entrenadores consideran que ellos abonan unas cantidades, a su parecer, elevadas al sindicato y que si AEEB disfruta de este ingreso las cuotas que pagan los entrenadores deben reducirse. Este es el tema espinoso que van a tratar hoy.

Las cuotas que pagan los entrenadores se dividen en tres grupos, los que tienen un contrato superior a los 400.000 euros deben abonar una cuota a AEEB de 5.500 euros. Los entrenadores que tienen un contrato de cantidades entre 250.000 y 399.999,99 euros abonan al sindicato la cantidad de 3.500 euros y los entrenadores que cobran una cantidad inferior a los 250.000 euros abonan una cuota de 2.000€. Una vez se abonan el entrenador forma parte del Comité Profesional, requisito para ser entrenador en ACB. Es decir, para que Jasmin Repesa ejerciera de entrenador en España debe abonar la cuota que corresponde en función de su escala salarial. Los segundos y terceros entrenadores también deben formar parte del Comité, abonando éstos una cantidad aproximada de 500 euros anuales.

Gavaldá tendrá una reunión complicada con los entrenadores. Jaque al Presidente de la AEEB. Puede haber una sorpresa en forma de dimisión. Se especula con la dimisión de uno de sus valedores en la AEEB, Aíto García Reneses, entrenador del Cajasol, y que es a la vez el vicepresidente de la AEEB. Según se me ha transmitido por el colectivo Aíto tampoco está de acuerdo ni con la negociación ni con el convenio firmado. Todo dependerá de Gavaldà y los argumentos que facilite a los entrenadores para calmar el malestar evidente. Reducción de las cuotas de los entrenadores para que Gavaldà evite el Jaque Mate de los entrenadores.

 

Sígueme en Twitter @elcapitaenciam

About these ads

Un pensamiento en “Jaque a Joan María Gavaldà, malestar de entrenadores y Aíto puede dimitir como vicepresidente de AEEB

  1. Pingback: La financiación de ABP, cuando ACB aporta esta temporada al sindicato con 486.000€ « El contraataque

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s